La necesidad de transporte entre niveles distintos, y/o superar barreras arquitectónicas, no es una necesidad exclusiva de las personas con movilidad reducida o personas en general, si no también es una necesidad de las cosas, bienes, materiales o mercancías entre distintos niveles o plantas de un edificio, industria, puertos o cualquier otra infraestructura. Cuando nuestra necesidad es la de elevar mercancías o materiales de cualquier tipo, debemos pensar en un montacargas.

montacargas industriales

En A4A, instalamos montacargas de todo tipo en Madrid y somos expertos en adaptar los diseños de cada montacargas, a las necesidades de trabajo, precio y características productivas de cada cliente, comercio, restaurante o industria. Nuestros montacargas industriales se diseñan para un uso intensivo, con máxima fiabilidad, aprovechamiento del espacio disponible y bajo coste de mantenimiento.

El montacargas, es denominado comercialmente, de distintas formas, según el uso al que se destine y también en función de la capacidad de carga. Así, oiremos hablar de montaplatos, montalibros, minicargas, montacoches, montacuadros, plataforma de carga, o simplemente montacargas. Es muy importante recordar, que estas denominaciones son sólo comerciales y a veces, no usadas correctamente, como veremos más adelante

Qué es y para qué sirve un montacargas o plataforma elevadora

Un montacargas es un elevador vertical diseñado, construido e instalado de acuerdo a la normativa que le es de aplicación, con la finalidad, de elevar mercancías de todo tipo entre distintos niveles o plantas definidas de un edificio, construcción o infraestrutura. Su uso está terminantemente prohibido a personas y se maneja desde el exterior del mismo. Los riesgos objetivos inherentes a este tipo de elevador son:

  • Caída de objetos por desplome o desprendimiento.
  • Golpes y contactos con elementos móviles de la máquina. Atrapamientos por o entre objetos.
  • Sobreesfuerzos. Contactos eléctricos.

Por todo ello, no son maquinas aptas para ser usadas en el transporte vertical de personas y deben ser manejados por personal instruido convenientemente.  El uso y manejo de un montacargas se hace siempre desde el exterior, operando sobre una botonera o mandos externos situados en cada planta o nivel, con la que podemos llamar al montacargas, y enviarle a cualquier nivel o planta predefinida. Los montacargas deben tener puertas en cada planta, con cerraduras de seguridad, que impidan que la puerta se pueda abrir, si el montacargas no está en la planta y detenido, y a tal fin, normalmente, las botoneras llevan un indicador luminoso y/o avisador acústico de que el montacargas está en planta, para poder introducir o sacar las mercancías que van en su interior

Características de los montacargas industriales

El montacargas industrial se diferencia de un ascensor o elevador de personas, porque está diseñado para un uso con cargas: los elementos como puertas, pulsadores, así como el resto de componentes de los montacargas, son de mayor robustez y durabilidad, si bien, como hemos dicho, no están pensados para salvaguardar la seguridad de personas en el interior

Algunas características propias de los montacargas son:

  • No suelen llevar cabinas completas cerradas, si no tan solo unas simples protecciones o barandillas perimetrales.
  • La capacidad de carga va desde, min. 50 kg., hasta las 10 tn o más.
  • Las dimensiones están en función de la dimensión del material a transportar, no existiendo limitación u obligación al tamaño, más allá de las limitaciones técnicas del producto y las de cada fabricante.
  • La estandarización en la fabricación de los montacargas, es relativa, ya que se hacen según las necesidades de cada cliente.
  • Las puertas van desde 500 x 800 mm (ancho x alto) hasta mas de 3.000 x 4.000 mm (ancho x alto).
  • No llevan decoraciones especiales, salvo pintura de los elementos vistos.
  • Los pisos o plataformas son muy robustos, normalmente de chapa de acero lagrimada o similar.
  • Pueden tener cualquier tipo de tracción (motorización), siendo la más habitual, la tracción hidráulica, por versatilidad, facilidad de instalación y su alta capacidad de elevar grandes cargas y poca ocupación de espacio que no sea para carga.
  • Actualmente, suelen llevar dispositivos de paracaídas de emergencia, que impiden la caída de la plataforma cargada.
  • A partir de una determinada carga, suelen llevar dispositivos de isonivelación, que mantienen la plataforma enrasada con el nivel con el piso, independientemente del peso que soporte en cada momento el montacargas, al objeto de que no se produzcan resaltes o pequeños escalones entre piso y montacargas que harían muy difícil, o incluso imposible la carga del mismo con transpaletas o sistemas de movimiento de mercancías similares.
  • No tienen botonera o sistemas de mando en el interior.
  • La robustez y la cantidad del número de ciclos/hora que soportan es muy grande.
  • La limitación del recorrido, está en función del tipo de tracción, así para los hidráulicos, está en el entorno de los 15 mts. Por encima de ese recorrido, hay que recurrir a tracciones con motores eléctricos, con tambores, cremalleras o por suspensión de cables.
  • Existen modelos específicos que cumplen con las exigencias derivadas de su uso en ambientes explosivos, de polvo, intemperie y otros.

Tipos de montacargas industriales

montacargas industriales

Cuando hablamos de tipos de montacargas podemos hacerlo en función de su sistema de funcionamiento, de la capacidad de carga, del tipo de mercancía a transportar. Los montacargas comprenden una amplia variedad de soluciones para la elevación de mercancías o mercancías y personas en la industria. Sin duda alguna, la primera diferenciación que tendríamos que realizar es si se trata únicamente del transporte de objetos, o bien se trata de un sistema en el que también sea posible elevar personas, como ya vimos en otro artículo. En función de ello, el montacargas tendrá que ser fabricado e instalado según unas normativas diferentes.

En cuanto a su funcionamiento, podemos encontrar diversos sistemas de tracción, los principales son los sistemas hidráulicos y los sistemas eléctricos o electromecánicos.

1. Montacargas hidráulicos

Se trata del sistema más utilizado actualmente, sin duda, la simplicidad y durabilidad del mismo, unido a su bajo coste, tanto de fabricación, como de mantenimiento tienen mucho que ver en ello. Con la ayuda de un grupo hidráulico, compuesto de un motor y una bomba, básicamente, se inyecta un fluido hidráulico especifico a uno o varios cilindros, los cuales directa o indirectamente con la ayuda de cables o cadenas transmiten el movimiento a la plataforma la cual se desplaza de manera vertical guiada por una parte fija. Este tipo de montacargas se utiliza principalmente para salvar recorridos cortos de hasta unos 12 metros aproximadamente, lo que equivaldría a unas 4 o 5 plantas de altura aproximadamente.

2. Montacargas eléctricos o electromecánicos

Dentro de este sistema podemos encontrar varios tipos, desde los más actuales equipados con variadores de frecuencia y motores sin engranajes o gearless de imanes permanentes de última tecnología, a motores reductores de varios tipos. En este sistema, la plataforma se eleva gracias a la energía transmitida por el motor, al que normalmente para facilitar la maniobra se ayuda de un sistema de contrapesado.

En cuanto a su capacidad de carga podemos encontrar:

3. Minicargas

Se trata de pequeños elevadores con capacidades de carga de entre 50 y 100 kg., destinados principalmente a la hostelería, comercio, tiendas de alimentación, farmacia, paquetería, industria electrónica, bibliotecas y librerías o pequeñas cargas.

4. Montacargas

En este grupo englobaríamos al grueso de este tipo de elevadores destinados a un uso industrial, con capacidades de carga de entre 250 kg., y más de 10 tn, podemos encontrarlos con sistemas de una columna, para cargas máximas de hasta 5000 kg., aprox., y de dos o más columnas en aquellos con grandes dimensiones, cuya capacidad de carga se comprende entre los 1500 kg., y 10000 kg., o más en proyectos especiales. La gran versatilidad es sin duda la principal característica de este tipo de elevador, ya que es posible su fabricación prácticamente a medida con dimensiones útiles desde apenas un metro cuadrado hasta más de 20 metros cuadros.

5. Montacoches

Elevadores destinados principalmente al desplazamiento de vehículos salvando uno o varios niveles de altura. Normalmente sus dimensiones son de 2,5 m., de ancho por 5,5 m., y una capacidad de carga de entre 2500 y 3500 Kg. Suelen llevar grandes puertas automáticas de 4 hojas, o correderas plegables.

En cuanto al tipo de mercancía al que se destina

6. Montalibros

Son minicargas aprox. 50kg/100kg y suelen tener una bandeja intermedia).

7. Montaplatos

Son minicargas aprox. 50kg/ y suelen tener una o más bandejas intermedias y por normativa de higiene, han de ser por completo en acero inoxidable).

8. Plataforma Montacoches

Son montacargas de mas de 2.500 kg con dimensiones interiores aptas para alojar un coche. Son montacargas de 500 kg en adelante, con pisos mínimos de 1.300 x 1.300, o múltiplos de esa dimensión, para alojar mercancía paletizada en su interior. Sus puertas tienen un ancho mínimo de 1200 mm.

9. Montacargas Industrial

Son montacargas para cualquier tipo de mercancía.

Por último, reseñar que los denominados montacamas y montacamillas, no los contemplamos en esta clasificación, por ser elevadores aptos para el uso de personas, es decir, son ascensores. De igual forma, son muchos los llamados montacoches, que pueden ser usados con el conductor en su interior, que, desde el coche, accionar la botonera que hay dentro y puede viajar en el elevador, en el interior de su coche y, por lo tanto, son ascensores montacoches

Diferencias de las plataformas elevadoras para personas y para cargas

Las diferencias fundamentales entre las plataformas elevadoras para personas y los montacargas, más allá de consideraciones estéticas evidentes, se centran en las seguridades de uso que tienen uno y otro, siendo en el caso de personas, muchas mas y en ocasiones, tienen que ser redundantes. Por otra parte, la normativa que les es aplicable, es completamente distinta. Una plataforma elevadora para personas, lleva en su interior botoneras, pasamanos, botón de emergencia, indicadores, iluminación, asientos, protecciones perimetrales ergonómicas, suelos antideslizantes. Un montacargas, no lleva estos elementos y no está preparado para ser accionado desde el interior

Normativa de los montacargas o plataformas elevadoras

montacargas industriales

Como hemos comentado anteriormente, la normativa que aplica a los montacargas varía en función de si son aptos, o no, para el transporte de personas. En este sentido tenemos que los tipos de montacargas destinados exclusivamente para cargas, deben cumplir con unas normativas de fabricación e instalación menos restrictivas.

Un montacargas no apto para personas, debe ser puesto en el mercado bajo la Directiva de Máquinas según el Real Decreto 1644/2008, de 10 de octubre. Si el montacargas únicamente ejerce su función con bienes materiales, deberán observarse los artículos del RDL 1215/1997 por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, que es una continuación de la legislación en materia de Prevención de Riesgos Laborales.

Tal y como reza el articulado, este Real Decreto tiene por misión establecer “las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización de los equipos de trabajo empleados por los trabajadores en el trabajo”. A este efecto, el texto obliga a cualquier máquina, aparato, instrumento o instalación utilizado en el trabajo. Los montacargas quedarían, evidentemente, incluidos en esta segmentación.

Las obligaciones del empresario. La ley que atañe a los montacargas indica que el empresario siempre deberá tratar de minimizar los riesgos inherentes a la utilización de este tipo de aparatos. En definitiva, se trata de evitar que las personas que deben hacer uso de ellos corran riesgos que pueden mitigarse con una correcta comprobación. Para esto, es fundamental un buen mantenimiento periódico de la instalación. Por eso, insta a los empresarios a “adoptar las medidas necesarias para que estos equipos de trabajo estén sujetos a comprobaciones y, en su caso, pruebas de carácter periódico, con objeto de asegurar el cumplimiento de las disposiciones de seguridad y de salud”.

Por otra parte, existe una obligación de formar a los trabajadores en el uso de los montacargas, así como de informarles acerca de la necesidad de prestar la atención necesaria, incluso cuando no estén haciendo un uso explícito de los mismos. Por eso, es importante, que se escoja muy bien el tipo de montacargas a instalar.

Algunas de las obligaciones normativas a implementar en el uso de los montacargas son:

  • Leer el manual de instrucciones del fabricante.
  • Durante el montaje se deben disponer y utilizar líneas de vida y dispositivos anticaída.
  • Iluminar las plataformas de cada planta con energía eléctrica en previsión de accidentes en puntos oscuros.
  • Comprobar que los elementos del montacargas están en buen estado: ausencia de piezas desgastadas, agrietadas, etc.
  • Fijar el montacargas a la pared con anclajes firmes.
  • Colocar la estructura del montacargas sobre una superficie estable y resistente.
  • Debe tener paracaídas de emergencia.
  • Asegurarse de que los tornillos de los motorreductores están perfectamente apretados.
  • Situar el elevador fuera de zonas de posibles proyecciones de materiales que puedan incrustarse entre el piñón y la cremallera, o entre los tubos guía de mástiles y rodillos.
  • Señalizar los montacargas que están fuera de servicio.
  • En los montacargas debe estar señalizado el peso máximo permitido.
  • Instalar el montacargas alejado de la zona de acceso a la obra.
  • No permitir el transporte de personas en el montacargas.
  • Recomendaciones Particulares
  • Personal cualificado debe realizar revisiones periódicas del estado de los cables, frenos, dispositivos eléctricos, salvavidas y puertas. Sustituir inmediatamente cualquier elemento en mal estado.
  • Comprobar que el aparato elevador no hace ruidos fuera de lo habitual.
  • Comprobar que los electroimanes de las puertas de la cabina funcionan correctamente: el de la puerta de carga sólo se puede abrir en la planta cero, mientras que el de la puerta de descarga sólo puede abrirse estando la cabina estacionada en cualquiera de las plantas. Para que funcione el montacargas, todas las puertas deben estar cerradas.
  • Comprobar el perfecto estado de la rodadura de los rodillos guía.
  • Barrer diariamente las plataformas del montacargas para prevenir la acumulación de residuos y asimilables, capaces de originar incidencias.
  • Realizar los trabajos de mantenimiento con la máquina parada y desconectada.
  • Cargar la plataforma con el material repartido de forma uniforme y atado cuando sea necesario.
  • Debe existir un desconectador automático.
  • Documentar las revisiones y mantenimientos.

Casi todas estas tareas requieren de la intervención de un profesional cualificado. En Accesibilidad 4 All, podemos hacer la instalación y el  mantenimiento de tu montacargas en Madrid, con la mejor garantía y precio.

Adicionalmente, es imprescindible, que el montacargas a instalar cumpla con las Normativas:

  • UNE EN 81/31. Reglas de seguridad para la fabricación e instalación de montacargas para el transporte únicamente de mercancías
  • UNE EN 81/3:2001+A1. Normas de seguridad para la construcción e instalación de ascensores minicargas eléctricos e hidraulicos

Ventajas de las plataformas elevadoras para cargas

Los montacargas industriales son sin duda una de las principales opciones para desplazar tanto pequeñas, como grandes cargas de manera cómoda y rápida por las distintas plantas de un edificio o industria. El montacargas industrial es un elevador adaptado para un uso intensivo que permite cubrir las necesidades de trabajo y productividad de manera totalmente personalizada.

Sus ventajas son:

  • Incrementan la seguridad en el manejo de las mercancías.
  • Incrementan la productividad.
  • Incrementan la comodidad en el almacenamiento y transporte vertical de mercancías.
  • Coste de instalación muy bajo comparado con otros sistemas de elevación.
  • Bajo coste de mantenimiento.
  • Robustez, durabilidad, fiabilidad.
  • Un montacargas industrial es la mejor solucion para transportar todo tipo de mercancías y materias primas.
  • Una de las grandes ventajas es sin duda su gran adaptabilidad, el rango de trabajo de los montacargas varía entre los 50 kg y las 10 toneladas., aunque es posible acometer cargas mayores en proyectos a medida.
  • En cuanto a sus dimensiones, pueden ser completamente personalizables, podemos encontrar montacargas para su uso en hostelería, con una superficie de apenas 50 cm x 50 cm, o montacargas con dimensiones suficientes para albergar un vehículo o varios pallets de mercancía.

Instala un elevador de carga en tu negocio

En Accesibilidad 4 All Ing.Cons., todos nuestros productos están diseñados para ofrecer un servicio con totales garantías de seguridad, y abarcan soluciones para necesidades muy distintas. Desde aparatos para cargas muy pesadas, hasta minicargas para pequeños paquetes en hostelería, comercio, oficinas, etc., pasando por elevadores verticales de coches, de palets. No dude en consultar con nuestros expertos si necesita diseños de montacargas especiales. En Accesibilidad 4 All Ing.Cons., tenemos experiencia en la instalación de montacargas en Madrid y podemos aconsejarte según tus necesidades.