¿Tienes piscina en tu urbanización pero no existe un acceso para personas con movilidad reducida? ¿En tu comunidad hay personas ancianas que no pueden bañarse en verano en la piscina? Las sillas grúa acuáticas para piscinas son en estos casos la mejor solución de accesibilidad para personas mayores, personas en silla de ruedas o que tienen movilidad reducida a la hora de poder acceder a la piscina.

ventajas sillas grua piscinas

¿Qué son las sillas-grúa o sillas elevadoras para piscinas?

Los elevadores para piscinas o sillas grúa para piscinas son una solución técnica que permite a las personas mayores, con movilidad reducida, en sillas de ruedas, o con cualquier tipo de discapacidad, acceder sin dificultad al interior de una piscina, ya sea en piscinas o spas de uso privado, en locales, o establecimientos de uso público. Entrar y salir de una piscina o spa, puede ser cómodo y seguro, evitando resbalones, escaleras e incómodos asideros.

Existen distintos tipos de sillas-grúa de piscina: las de funcionamiento con con agua a presión y las de funcionamiento eléctrico a baterías. En ambos casos son de fácil instalación y son sin duda una solución de accesibilidad muy útil para este tipo de usuarios.

Ventajas de las sillas grúa para piscinas y spas

1. No necesitan obra y son de fácil instalación

En los modelos de sillas grúa para piscinas de agua a presión, se practica un taladro en el borde de la piscina donde se vaya a emplazar, se encasquilla el orificio y los mástiles y resto de componentes se insertan en el orificio. Por ultimo conectamos una manguera con agua a presión y está lista para funcionar. En los modelos de sillas grúa para piscinas eléctricos a baterías, se practican unos taladros al borde de la piscina, en la zona de uso y el equipo se fija a estos taladros mediante tornillos que se enroscan a mano.

2. No tienes prácticamente mantenimiento

Las sillas elevadoras de piscina, no tienen mantenimiento. Están construidas íntegramente en acero inoxidable y plástico. Tan solo es recomendable al final del día , y siempre que se vaya a desmontar para su almacenaje, regarla ligeramente, con agua corriente al objeto de eliminar cal, cloro, sal, etc.

3. Son desmontables y portátiles

Se tarda segundos en desmontar una silla-grúa de piscina y gracias a sus ruedas, se puede trasladar cuando acaba la temporada, a un almacén. En los modelos eléctricos a baterías, tan solo tendremos de desenroscar los tornillos de fijación al suelo, ( se hace con la mano, sin herramientas),  lo que permitirá quitar de su emplazamiento la silla y guardarla fuera de temporada.

4. Son una solución de accesibilidad muy segura

Las sillas elevadoras de piscina de A4A , están fabricadas con el mejor tipo de acero inoxidable, (ASI 316), pueden elevar 150 kg, giran 170º para permitir la entrada y la salida cómodas, tiene un radio de giro de 700 mm, se pueden accionar desde el interior o desde el exterior de la piscina, los asientos tienen recorridos distintos en función de las necesidades, disponen de marcado CE y cumplen con las normativas que le son de aplicación

5. Permiten su uso de forma autónoma

Están diseñadas de manera que, dependiendo del grado de movilidad de la persona, pueden ser usadas de forma completamente autónoma, por personas en silla de ruedas.

6. Tienen un coste de adquisición bajo

Como ya hemos podido ver, las sillas elevadoras para piscinas, pueden tener muy distintas características, pero es una solución que puede obtenerse, con un coste aproximado de 3.400€.

La silla grúa la mejor solución de accesibilidad para tu piscina

No hay ninguna razón para que tú y los tuyos no disfrutéis de la piscina juntos y con total seguridad. O para que si tienes un negocio con piscina o spa, puedas facilitar el acceso y disfrute a todo tipo de usuarios, incluyendo personas mayores o personas con movilidad reducida. En Accesibilidad 4 All podemos asesorarte sin compromiso, explicándote cuál es la mejor solución en sillas gruá de piscina, en función de tus necesidades.